Tecnología NFC

El NFC, de sus siglas en Inglés Near Field Comunication (Comunicación de campo próximo), es una tecnología que últimamente cada vez se utiliza más y que en las últimas semanas han adquirido un mayor protagonismo debido a la aparición del sistema de pagos impulsado por Apple con sus iPhones 6 y 6 plus llamada Apple Pay.

La tecnología NFC, no es más que una tecnología para comunicación sin contacto (contactless) a corta distancia. Esta es una tecnología más compleja de lo que a priori se podría esperar. y es por esto que estoy escribiendo este artículo.

En cuanto a utilidad, este sistema se puede ver cada vez con más frecuencia. En mi caso la primera vez que fui consciente de estar utilizando esta tecnología, fue en un viaje que hice a comienzo del Verano de 2014, y he de reconocer que la utilidad que se dio en este viaje fue el caso de uso que más me ha impresionado.

Mi viaje no fue ni más ni menos que a Walt Disney World donde pase unos fantásticos días. Resulta que ese año la gente de Disney había implantado a nivel global en todo el resort un sistema de gestión y pagos centrado en unas pulseras que integran la tecnología NFC (Disney's Magic Band). Estas pulseras se podían utilizar sin ningún problema para realizar cualquier pago en el resort, son tambien tus entradas a los parques, permiten identificarte cuando habías hecho alguna reserva en algún restaurante, identificarte para que almacenasen las fotos que te hacen los fotógrafos en tu cuenta o para poder acceder a las atracciones por las colas express (Disney's FastPass+) siempre y cuando hayas reservado.

Como se puede ver es algo bastante impresionante, pero parece ser que esas no son las únicas funcionalidades de las pulseras en los resorts ya que por lo visto, también las utilizan ellos a nivel interno para ver como fluyen las colas entre otras funcionalidades que la tecnología permite.

Dejando a parte el tema de la privacidad en cuanto a que te vayan "rastreando" por los parques, los pagos, están protegidos mediante el uso de un pin y alguna de la información almacenada en las pulseras, se encuentra cifrada, ya que esta es también una característica que NFC permite que se implemente. Por su parte el uso de las pulseras como entradas a los parques también va validado por medio de la huella dactilar, habiendo un lector de huellas al lado de cada acceso.

Otros sitios en los que podemos ver el uso y la implantación de esta tecnología, son por ejemplo, las tarjetas de crédito que poco a poco la van integrando, las tarjetas de acceso que en ocasiones tenemos para poder acceder a las oficinas o el caso del título de transporte público que se utiliza por ejemplo en la comunidad de Madrid.

Hasta hace bien poco esta tecnología ha estado restringida a su uso en casos muy específicos y utilizando dispositivos que no están al alcance de cualquiera. Sin embargo, en los últimos años esto está cambiando y se ha ido socializando con la incursión de dispositivos Android con capacidad para comunicarse con esta tecnología.

A estas alturas en dispositivos Android ya hay bastantes aplicaciones que utilizan NFC, estas pueden ir de aplicaciones para gestión de pacientes en residencias utilizando pulseras o hasta apps que hacen saltar eventos cuando se reconoce una cierta tarjeta e incluso ya hay ciertas funcionalidades integradas en el sistema para compartir información o archivos. Sin ir más lejos, yo he utilizado una app de este tipo en el que se lanzan eventos para que acercando mi título de abono de transportes a mi teléfono, este abra directamente la aplicación que suelo utilizar para consultar horarios o planos de tren, metro o autobús.

Como podeis ver, esta tecnología es tremendamente útil y utilizada, pese a que hasta ahora no nos hayamos empezado a dar cuenta. Su rápida implantación, tambien se debe a que las etiquetas NFC son muy baratas de fabricar lo cual es un punto a favor de la tecnología.

Ahora bien, y todo esto ¿cómo funciona?. Básicamente y a muy groso modo, un dispositivo NFC consta de tres partes por un lado posee una bobina que al atravesar un campo magnético genera una corriente que alimenta al chip que es el segundo componente del dispositivo y con el que nos comunicamos haciendo uso del tercer componente que es una antena de comunicaciones, pero esto es el funcionamiento básico. Las comunicaciones entre dos dispositivos pueden ser de dos tipos: activas en las que ambos dispositivos generan su propio campo magnético o pasivas en la que uno de los dos dispositivos no genera campo magnético alguno para la comunicación.

Los dispositivos de esta tecnología se rigen por un conjunto más o menos amplio en cuanto a la forma en la que tratan la información pero si que tienen algo de esta información común a todos ellos tales como el identificador único del dispositivo u otros identificadores de la tecnología o el fabricante por ejemplo. En algunas de las implementaciones de la tecnología como por ejemplo en NFC-A nos encontramos con que la parte de la información del dispositivo define su propio protocolo de comunicación. Esto quiere decir que si queremos comunicarnos con el dispositivo en particular tenemos que saber las funciones que tienen implementadas en su propia memoria.

Estas funciones que están en la propia memoria del dispositivo pueden ser muy variadas desde funciones que nos permitan leer información almacenada en la memoria a funciones que nos permitan alterar el contenido de la misma. En muchos casos, existe un directorio en el que se puede consultar las funciones que tiene el dispositivo y donde se encuentran las funciones, pero en otros casos cuando se requiere de una mayor seguridad esto no es así para que únicamente se pueda realizar la comunicación si el lector del dispositivo conoce las funciones y su ubicación. Las funciones que se encuentran en los dispositivos también podrían ser fragmentos de programas que necesitemos para poder ejecutar una acción en el dispositivo lector y pueden servir para por ejemplo descifrar información que se encuentre cifrada en por ejemplo una tarjeta NFC.

Según lo que estamos viendo y tal y como os he podido adelantar anteriormente, la tecnología NFC es mas compleja de lo que a priori podíamos imaginar y no se limita únicamente al almacenamiento de información con lo que las posibilidades aumentan al ofrecer una plataforma segura para lo que queramos hacer y suficientemente compleja como para poder asegurar dicha seguridad y adaptarse cuando fuese necesario si esta fuese comprometida.

Tal y como se puede ver esta tecnología ofrece un sin fin de posibilidades y con teléfonos al alcance de la mano de todos nosotros cada vez más veremos utilidades de estas tecnologías. En Android tenemos un conjunto de APIs que nos permiten poder trabajar con esta tecnología sin ningún problema y poder transmitir información entre dispositivos. Es curioso ver como es Apple la que ha hecho que se empiece a hablar más de esta tecnología con el lanzamiento de Apple Pay cuando de momento no ha lanzado ninguna API para desarrolladores para que puedan utilizar libremente las capacidades NFC de los nuevos terminales.

En el ambito de la accesibilidad esta tecnología también se está utilizando para que usuarios con discapacidad puedan acceder de forma mas fácil a los cajeros automáticos o máquinas de bending por medio de sus terminales móviles, pero de nuevo nos encontramos aquí ante la situación de que por ejemplo la mayoría de las personas ciegas utilizan teléfonos de la marca Apple que hasta el momento no permiten el uso de la tecnología NFC aún cuando en sus ultimas versiones de teléfono iPhone 6 y 6 plus si que integran el chip necesario para la comunicación NFC.

Por mi parte además de los experimentos que he comentado si que estoy haciendo algún pinito con algunas de las tarjetas que tengo por casa como las Magic Bands de Disney y el Nexus 5 de manera que pueda investigar algunas de las posibilidades que estos dispositivos ofrecen. Esperemos que poco a poco el número de aplicaciones con esta tecnología vaya aumentando y que nos ayuden en nuestro día a día y que la gente de Apple abra la posibilidad de poder utilizar libremente el chip NFC de sus nuevos terminales a los desarrolladores.